Últimas Noticias

Abode in the Park nos enamora en nuestra primera visita

Fotografía realizada por Luke Dyson
Este domingo 23 de septiembre ha tenido lugar la segunda edición del festival Abode in the Park, el festival de música underground con sede en Finsbury Park que ha brindado a sus asistentes una magnifica experiencia. Los comienzos siempre son duros y debido a las lluvias del día anterior y de esa misma mañana, el festival tuvo que posponer su apertura de puertas por alrededor de una hora, todo esto para acondicionar el recinto, que estaba cubierto de barro en la mayoría de vías principales y constituían un riesgo para los asistentes. 

La organización del festival tomo una decisión bastante acertada de cubrir los caminos con lonas, paja y fragmentos de madera para asentar el terreno, lo que sin duda fue un gran acierto y debió salvar más de una caída. Ya con las puertas abiertas al público, el mainstage fue el primer escenario en llenarse, ya que aún estaban acondicionando el resto de caminos del festival. El mainstage lucia espectacular, con un muy buen sonido y numerosos lasers que hicieron las delicias de los asistentes durante todo el día. 

Luego tocaba visitar The Stable, un escenario más alejado, que djs como Tony Allen, Late Replies o Lewis Clark se encargaron de calentar el stage con ritmos melódicos y enérgicos. Un tema de los que más sonó por este stage fue el Party de PAWSA. Tocaba visitar un escenario que personalmente me sorprendió, the Warehouse, con un acceso a través de unas fachadas y un pasadizo se entraba en una sala amplia muy oscura y muy bien acondicionada, una de las actuaciones a destacar fue el b2b entre el malagueño Cuartero y Hector Couto, que prácticamente completaron el aforo del stage manteniendo al público en vilo con un set cargado de energía y el sonido Groove and Bass que tanto destaca al español. 

Por este escenario también pasarían djs como East end Dubs, Sante o Sidney Charles. Sin duda una experiencia de lo más underground acompañada de un cartel de alto nivel. 

Fotografía realizada por Luke Dyson
Repasando otro escenario a destacar, sin duda The Terrace, con Steve Lawler como anfitrión encargado de poner el broche de oro al original stage. Esta carpa totalmente transparente parecía un auténtico invernadero a presión ya que prácticamente durante todo el día no cabía ni un alfiler. Durante varios sets la gente llenaba el recinto en su totalidad, que con el atardecer de fondo, el stage y los efectos especiales, crearon un ecosistema propio inolvidable para los amantes del techno, mejor aún al estar acompañadas de grandes talentos como los británicos wAFF, con temas como 'Connected'  o Steve Lawler, ganador de 5 premios al mejor DJ de mejor tech/progressive house. 

A base de techno, house techno y progressive house realizaron la transición de la tarde a la noche de la mejor forma posible. 

Fotografía realizada por Ryan Dinham
Bien entrada la tarde, el Big Top stage, una enorme carpa con aspecto circense y a rebosar tras el paso de Waze & Odyseey y Lee Foss entre otros, se preparaba para la entrada del anfitrión del escenario, don Danny Howard, el dj, productor y presentador de la BBC Radio 1 Dance Anthems que tenía al público a su merced llevándolo a través de un set cargado de house y tech house. Muy buen set, variado y completo del jefe del sello Nothing Else Matters. Paul Woolford fue el encargado de cerrar el stage. 

De vuelta al mainstage, bastante frecuentado por los asistentes, tuvo sus picos de asistencia cuando el dúo británico Groove Armada pusieron patas arriba el escenario a base de house, y éxitos como Superstylin o I see you baby, una gran producción sobretodo cabe destacar la gran cantidad de láser que supusieron un gran espectáculo luminoso. 

Con el main a reventar y tras el set de Groove Armada, subía a los platos Secondcity, brindando un gran espectáculo con un house de lo más bailable e incorporando temas como el mítico 'I wanna feel'.

Fotografía realizada por Ryan Dinham
Otro escenario interior, The Box: Lovejuice albergo actuaciones de djs como Sammy Porter con temas como 'What we Started', 'Michael Green' o 'Sam Lashmar'. Este escenario destacaba por el tech house de calidad y el future house, géneros con gran afluencia de público y que hicieron que dentro de la carpa prácticamente no se pudiera ni respirar. 

En la zona VIP del festival pudimos encontrar buenas zonas de descanso, con un pequeño escenario exclusivo con un percusionista y un saxofonista que acompañaban las actuaciones de djs como Danny Langan o Billy Cocks. 

 El festival aceptaba en sus bares pago con tokens, pero adquirirlos y canjearlos era una tarea sencilla y rápida ya que el recinto contaba con muchos puestos de cambio así como cajeros automáticos. En algunos bares podías obtener agua de forma gratuita. También había una zona de foodtrucks con comida bastante variada y una zona de “comedor” animada durante todo el día por djs (The Cave). 

En resumen, un festival underground con grandes exponentes de las escenas house (progressive, future) y techno, una oferta inmejorable con nada más ni nada menos que 9 escenarios que supo solventar un problema poco controlable como son las lluvias y aun así con poco margen de tiempo brindar una experiencia inolvidable a sus asistentes. 

Desde la organización recomendaron llevar calzado adecuado y desde aquí agradecemos las comunicaciones del festival avisando de la situación para que nada impidiese la realización y el mejor desarrollo de este festival. 


También a destacar el gran número de agentes de seguridad en el festival así como en los alrededores, unidades caninas y el alto número de personal médico para que el festival se llevase a cabo con los menores incidentes posibles. Sin duda alguna, un gran plan de domingo para los amantes de la música underground que busquen una buena realización, con buenos artistas, seguridad y una amplia oferta musical en Finsbury Park, Londres.