Últimas Noticias

FABRIK y Hardwell hacen disfrutar a un público entregado


El pasado sábado tuvimos la oportunidad de asistir a FABRIK y disfrutar del evento encabezado por el dj holandés Hardwell. Después de una gran noche y una experiencia para el recuerdo, nos toca ahora contar nuestra experiencia en el evento “Go Hardwell or go home”. Después de prepararlo todo, comenzamos nuestro viaje a la discoteca con la intención de llegar bastante pronto. Entramos un poco más tarde de las 00:30, lo que nos permitió ver un buen rato de Sico Dj, el artista encargado de empezar con el warm up. Bastante acertado en general, dio unos primeros ánimos a los pocos que nos encontrábamos allí y nos fue preparando para lo que estaba por venir. 

A continuación tocaba Brian Cross… o eso se suponía, porque el dj no apareció en ningún momento por la cabina ni dió explicaciones al respecto. La organización de FABRIK estuvo rápida, saliendo a escena Raúl Ortiz. Su set fue uno que para mi gusto no tenía la suficiente fuerza para lo que la sala quería, aunque de todas formas cabe decir que el español puso grandes temas y dejó al público más que satisfecho.
Ahora era el turno de Kill The Buzz. Artista realmente desconocido por mi parte, pero en el que depositaba confianzas por ser el “telonero” de Harwell durante toda su gira. El holandés estuvo convincente con su set y preparó definitivamente el terreno para el gran demandado. A estas alturas la sala ya estaba a reventar y se veían decenas y decenas de personas con camisetas, gorras y otras muchas prendas de Hardwell. Mientras todos contábamos los minutos para que saliera Hardwell a escena, Kill The Buzz se hizo de notar y nos recordó que era el momento de disfrutar de su sesión. 

Finalmente, con un público dispuesto a darlo todo por el artista cabeza de cartel, Hardwell salió a darlo todo. Una auténtica locura. La sala estaba tan tremendamente abarrotada que, a pesar de haber cogido un buen sitio delante, ver al artista en algún pequeño momento era todo un milagro. Entre eso y los para mí ya clásicos cañones de humo de FABRIK, sin duda se llegó al mayor nivel de “madness” posible. 

Cabe decir que a la mitad de la sesión decidimos salir de la zona más concurrida de la pista porque era realmente complicado permanecer ahí, encontrando un hueco más cómodo en los alrededores, donde había más espacio y se podía disfrutar mejor de la música y el artista. Respecto al set de Hardwell, como era de esperar no tenía grandes variaciones respecto a su set realizado en Ultra Miami este año, a excepción de media hora más de duración que marcó la diferencia. Mientras que había un sentimiento generalizado de que para la primera hora de set, el artista holandés no había sido capaz de sacar el máximo potencial de su música, la sala se vino abajo con la última parte del set. 

Allí estuvieron clásicos como 'Don’t You Worry Child' de la Swedish House Mafia, varios temas de Daft Punk como 'Around The World' y 'Harder, Better, Faster, Stronger'. De la misma manera la última parte del set pudo contar con varios temas de hardstyle que le dieron un matiz interesante a la sesión. Cabe destacar la ausencia de reggaetón. El que sabe de Hardwell es consciente de que le gusta dar a su público lo que quiere, poniendo generalmente cuando viene a los países hispanohablantes un par de temas latinos. Sin embargo, en esta ocasión se conformó con poner 'Mi Gente' de J Balvin y Willy William, tema que a estas alturas por muy latino que sea ya está del todo asentado en la cultura electrónica. 

Además, muy recientemente Hardwell había colaborado con artistas holandeses para crear un tema de moombathon más que curioso llamado 'Ze Willen Mee'. Personalmente tenía la esperanza de que el artista pusiera el tema y poder ver la reacción del público a sabiendas de las complicaciones que está teniendo la música urbana para formar parte de las sesiones de los DJs en España, pero finalmente no pudo ser. 

Especial mención para la organización de la discoteca. Que nos brindó muchas comodidades para la cobertura del evento y nos demostró en muchos sentidos que su aparición entre las mejores discotecas del mundo no es ninguna casualidad. Después de este evento, solo podemos desear poder asistir de nuevo lo antes posible a una nueva fiesta celebrada en la sala madrileña.