Últimas Noticias

CRONICA | Eric Prydz nos regala una noche EPICA


Ya estamos otra vez en casa, después de viajar a Londres el pasado 27 de Mayo a uno de los shows más exclusivos que vamos a poder ver este año en toda Europa. Solo una actuación en este 2017 para poder disfrutar del EPIC 5.0 'cerca' de nuestro país. Como era normal, las entradas duraron lo que dura un caramelo en la puerta de un colegio, marcando un Sold Out cantado pocas horas después dejándonos un gran sabor de boca cuando confirmamos que nuestras entradas ya estaban en nuestro poder. 

Pese a los problemas generados en el aeropuerto con la compañía Brithis Airways, donde nos consta que mucha gente se quedó en sus países de origen sin poder ver el que para muchos es el mayor despliegue visual que han tenido la oportunidad de ver nunca, conseguimos llegar al aeropuerto de Stansted sobre las 12:00. Después de la ducha de rigor y de preparar, baterías, entradas y algo de dinero ya que el hambre apretaba, nos preparamos para viajar a Victoria Park. 


Después de coger un UBER (maravilla) que nos dejó en las puertas del festival, comprobamos con agrado que los cacheos eran constantes, y que más adelante se podía ver a miembros de seguridad con perros para terminar un registro que no se nos hizo para nada pesado al estar bastante bien organizado. 

Una vez dentro, la música ya sonaba con la actuación de Weska. Techno de calidad como el que ya nos tiene acostumbrados el joven artista. Era un buen momento de darse una vuelta por el recinto y comer algo para reponer fuerzas ya que llevábamos levantados desde las 6 de la mañana. Puestos de todas las clases, helados, dulces, comida oriental, hamburguesas, pizzas, muchas variables para todos los gustos. Aunque el precio, al ser en Libras, se disparaba si hacíamos cuentas, compramos un par de botellines de agua (5 Libras) y un par de raciones de pollo frito con patatas (14 Libras) después del susto y de tumbarnos relajados en las campas del Victoria Park, empezamos a meternos en ambiente viendo por primera vez el imperial Steel Yard. 


Tenemos que decir que nos parecía más grande en los vídeos que estábamos acostumbrados a ver de sus apariciones en Creamfields, pero también reconocemos que es ENORME, una estructura en forma de hangar donde se empezaba a amontonar la gente para coger un buen sitio mientras Cristoph se ponía a los mandos de la cabina. 

El tiempo acompañaba, aunque las nubes cada vez se hacían más presentes, gracias a Dios no llovió y pudimos disfrutar de una agradable tarde paseando por el recinto y saludando a gente que hacia tiempo que no veíamos y que claro está tampoco querían perderse una fecha así. 

Volvimos a entrar para disfrutar de Kölsch. El sombrero más famoso de la escena musical internacional hizo su aparición para locura del respetable y empezó su set precisamente con una de las producciones más importantes de George Fitzgeral su más que reconocible 'Full Circle'. El artista nos sorprendió con más de una ID y algunas de sus producciones como 'Push' o 'Grey' con las cuales los presentes empezaban a frotarse los ojos para creerse lo que se estaba viviendo en ese momento. Un gran despliegue de luces empezaba a notarse cada vez más gracias en parte a que el sol empezaba a desaparecer. 


Llegó el momento, el momento que todos los que estábamos presentes esperábamos y que aquellos que llegaron tarde se perdieron, por el cierre de las puertas a las 20:00. Entraba en escena Eric Prydz después de 15 minutos calibrando las luces para que todo saldría perfecto, mientras un latido de corazón sonaba cada vez más cerca. Era el momento, el cubo empezaba a cobrar vida y lo que empezamos a descubrir desde el primer momento, cambiaría toda la perspectiva que teníamos hasta entonces con el tema de los visuales. 

El productor dio rienda suelta a todo su repertorio donde pudimos disfrutar de temas como 'Trubble', 'Axis', 'Rotonda', 'Liberate', 'Elements' y un largo etc... en donde el Sueco puso toda la carne en el asador para dejar bien alto el listón de su primer EPIC 5.0. 


La apuesta que Eric Prydz y su equipo han querido plantear es dejar a todo el mundo con la boca abierta y mostrar los hologramas más grandes del mundo. Cuando empezamos a ver las galaxias y al astronauta simplemente se nos iluminaron los ojos, era impresionante lo que Eric Prydz nos estaba regalando algo único que damos de nuevo gracias por permitirnos disfrutar. Pero lo mejor estaba por llegar, 'OPUS' sonaba para locura de los asistentes, esa interminable melodía tarareada por todos seguro que a alguno le hizo que le saltara alguna lagrima de saber que el show estaba acabando. Por último, Eric Prydz quiso dar las gracias a todos con un último visual que aunque ya conocíamos nos moríamos de ganas de ver. Aquí lo tienes, sin duda algo EPICO.